lunes, 29 de octubre de 2012

Salud Natural: Propiedades farmacológicas del Ajo

Planta perenne de bulbo compuesto de bulbillos (dientes) de tallo erguido. Desde siempre, el ajo ha gozado de excelente reputación como condimento y planta medicinal.

El bulbo, fresco o en conserva contiene un aceite esencial volátil y sulfuroso llamado alicina, que le confiere el olor y sabor característicos. También contiene una elevada proporción de yodo. El ajo tiene desde la antigüedad una gran reputación como planta medicinal. Se utiliza como antiparasitario intestinal y tiene propiedades antiescleróticas y antihipertensivas. 

Una poción a base de 3 ó 4 dientes de ajo machacados y mezclados con leche es sumamente eficaz para eliminar los parásitos intestinales. También alivia las picaduras de los insectos pero puede provocar dermatitis si se prolonga su uso.


HISTORIA
El ajo es mencionado en la Biblia y en el Talmud. Médicos de la antigüedad como Hipócrates, Galeno, Plinio el Viejo y Dioscórides mencionan el uso del ajo para el tratamiento de numerosas enfermedades, incluyendo parasitosis, problemas digestivos, problemas respiratorios, etc. En China, aparece en los libros médicos ya en el 510 a.d.C.

PRINCIPIOS ACTIVOS
El componente más importante es el compuesto sulfurado la alicina que de extrae machacando el ajo fresco. La alicina produce otros compuestos sulfurados: ajoenos, sulfuros de alilo y vinilditiinas. El ajo es un alimento relativamente bajo en calorías

PROPIEDADES FARMACOLOGICAS 

- Cardiovasculares
Se han publicado numerosos estudios que muestran los efectos beneficiosos del ajo sobre el sistema cardiovascular. El ajo reduce los niveles de colesterol y de triglicéridos, inhibe la agregación plaquetaria y aumenta la fibrinólisis, disminuyendo la coagulación de la sangre.
Es moderadamente antihipertensivo y posee propiedades antioxidantes. Varios estudios en doble ciego ha puesto de manifiesto que el ajo reduce los niveles de colesterol en un 10%, siendo tan efectivo como el bezafibrato. 

Sin embargo, algunos estudios clínicos recientes han cuestionado la efectividad del ajo como hipocolesterolemiante. Por lo tanto, existen todavía dudas sobre la eficacia del ajo como tratamiento de las dislipidemias.
Un meta-análisis de los estudios clínicos realizados con el ajo sugiere que puede prevenir la arteriosclerosis. Un estudio de cuatro años de duración en el que administraron diariamente 900 mg de extracto de ajo estandarizado en su contenido en alicina, demostró una reducción de la formación de placa arterial de 5 al 18% . Los pacientes de este estudio eran sujetos de 50 a 80 años de edad, y las mujeres fueron más beneficiadas que los hombres.

En un estudio clínico controlado, el ajo también redujo los síntomas de una claudicación intermitente.

- Antimicrobianas
El ajo tiene actividad antibacteriana, antiviral, y antifúngica y actúa frente a determinados parásitos intestinales. El ajo tienen una potencia antimicrobiana del orden del 1% de la de la penicilina frente a algunas cepas bacterianas. Aunque no es un antibiótico puede ayudar al organismo a defenderse de algunas infecciones.

El ajo inhibe el crecimiento de las Candida y ha mostrado ser beneficioso en infecciones crónicas por hongos. Sin embargo, hasta la fecha no se han realizado estudios controlados que demuestren esta actividad.

- Antitumorales
Estudios epidemiológicos han puesto de manifiesto que el consumo regular de ajo reduce el riesgo de cáncer de esófago, de estómago y de colon. Se cree que estos efectos se deben a la capacidad del ajo para impedir la formación de compuestos cancerosos. Estudios in vitro han mostrado también que el ajo y la alicina retardan el crecimiento de células procedentes de tumores de mama y de piel.

INTERACCIONES Y EFECTOS SECUNDARIOS
El ajo puede interaccionar con un cierto número de medicamentos, en particular los anticoagulantes, antiagregantes plaquetarios y los fibrinolíticos.

En general, el ajo no tiene contraindicaciones ni efectos secundarios, aunque algunas personas pueden experimentar halitosis, ardor de estómago y flatulencia tras su consumo. No está contraindicado durante el embarazo ni durante la lactancia.

Google+