martes, 25 de septiembre de 2012

La Zeolita: Un Suplemento Mineral Depurativo para eliminar los metales pesados

Suplemento mineral para la desintoxicación orgánica.

#Zeolita
Muchos de nuestros problemas de salud son causados, sin que lo sepamos, por las toxinas y metales pesados presentes en nuestro organismo. 

La Zeolita es un activador y potenciador del sistema inmunológico, limpia la sangre, el estómago, el sistema linfático, el sistema glandular, elimina los metales pesados y toxinas del cuerpo de una manera eficiente y segura, y es efectivo en la estabilización de todos los sistemas funcionales del organismo.

Es un mineral natural (clinoptilolita) de origen volcánico, formado a partir de cenizas y agua de mar, que tiene una carga negativa que actúa como un imán para sacar las toxinas del cuerpo y atraparlas dentro de la jaula que forma la zeolita, para expulsarlas fuera del cuerpo como desechos sin ningún efecto secundario.

La estructura de la zeolita tiene forma de panales de abeja y lleva una carga natural negativa (-). Cuando es ingerida, todos los metales pesados, toxinas y productos químicos nocivos (+) son atraídos o atrapados por la zeolita para ser expulsados del cuerpo en forma natural a través de la orina en su mayor parte. En un menor porcentaje, el resto de toxinas son expulsadas por las heces o por medio de la transpiración.

Equilibra además el pH del cuerpo impidiendo con ello el crecimiento de células extrañas y potenciando a su vez todo el sistema inmunológico del organismo. La Zeolita se ha convertido en la opción Nº 1 para la desintoxicación natural, ya que es 100% segura y eficaz. El tipo clinoptilolita no es dañino para el cuerpo humano. Sus restos son completamente eliminados del cuerpo dentro de las 6 a 8 horas, junto con las toxinas.

Además es un compuesto altamente estable, no siendo afectado por el calor o el frío.

La zeolita también ayuda a:
  • Desintoxicante del organismo
  • Equilibrar los niveles de pH
  • Combatir los virus comunes
  • Regulador intestinal y digestivo
  • Reducir el reflujo ácido
  • Combate el asma
  • Reduce los síntomas de alergias
  • Helicobacter Pylori
  • Regula los niveles de azúcar en la sangre mediante la absorción de la glucosa

Antiguamente era muy utilizado en Asia (China, Rusia, India) como suplemento natural para promover la salud y el bienestar orgánico. Actualmente también es muy usado a nivel industrial, para purificación de agua y aire, como depurador en la industria alimentaria, para fertilización agrícola y como suplemento mineral en nutrición animal.

La particularidad de la zeolita, como hemos dicho antes, es su carga eléctrica negativa, con lo cual atrae metales pesados (mercurio, plomo, cadmio, arsénico, etc) y toxinas, que habitualmente poseen carga positiva. La carga negativa también ayuda a la distribución de minerales útiles (calcio, sodio, magnesio, fósforo) y del ácido generado por los iones de hidrógeno (de allí que se lo considere un buffer del pH o un tampón alcalino).

El poder quelante de la zeolita está basado en su capacidad de discriminar entre moléculas útiles y tóxicas; se une fácilmente con los metales pesados y tóxicos (generalmente pequeños y eléctricamente muy cargados) y tiene escasa o nula afinidad con las estructuras útiles (más grandes, livianas y con carga débil).

Esto explica que la zeolita pueda quelar moléculas tóxicas como el arsénico (diámetro 1,8 Ä) y en cambio no actúe sobre moléculas de minerales útiles como el potasio (diámetro 2,8 Ä). Una vez cumplido su objetivo (captar elementos nocivos), la zeolita cargada de sustancias tóxicas abandona rápidamente el organismo, sin dejar señas.

Siendo la zeolita un aluminosilicato, vale aclarar que sus moléculas de aluminio están rodeadas por átomos de oxígeno, por lo cual no pueden pasar al organismo (aluminio no intercambiable) y en cambio pueden absorber moléculas de aluminio tóxico presente en el cuerpo. Su estructura cristalina está formada por tetraedros que dan lugar a una red tridimensional, en la cual cada átomo de oxígeno es compartido por dos átomos de silicio (tectosilicato).

Estas estructuras forman jaulas o canales que permiten el movimiento interno de iones y moléculas, convirtiendo a la zeolita en un verdadero tamizador (colador) molecular.

La zeolita equilibra el pH orgánico, al evitar la dispersión de iones ácidos y tiene un demostrado efecto antioxidante e inmunoestimulante. Se trata por tanto de un suplemento totalmente natural y no tóxico, ideal para uso seguro a largo plazo.

Google+