sábado, 14 de julio de 2012

El sistema expoliador capitalista se derrumba: ¿Empieza la represión militar?

Grecia y el contagio acelerado de la crisis en los Estados centrales de la UE encendieron la luz roja. ¿Cómo hará el eje dominante EEUU-Europa para conservar la hegemonía mundial (del sistema capitalista globalizado)?

Qué pasaría con el sistema capitalista si a raíz de los ajustes y los despidos y suspensiones  laborales  las mayorías en en la UE dejaran de votar, o votaran en blanco, en las elecciones periódicas para elegir autoridades?.  

¿Y qué pasaría si esas mismas mayorías como producto de la crisis redujeran al mínimo el consumo de  los productos superfluos (el 70% de la producción capitalista global) y sólo adquirieran aquellos necesarios para su supervivencia?.

En el primer caso, las instituciones jurídicas y políticas del capitalismo (como ya empieza a ocurrir) quedarían "deslegitimadas" y el sistema hipócrita de "gobernabilidad" (y de dominio político y social) basado en la "democracia representativa" se derrumbaría. 

En consecuencia, el sistema capitalista podría verse obligado (para mantener el dominio) a recurrir al uso de la fuerza militar para preservar el "orden" político y social que le garantice el funcionamiento en "paz" de sus empresas y bancos a escala global. 



El sistema (económico, político y social) capitalista se basamenta sobre tres parámetros esenciales: 

A) Consumo masivo (que alimenta los ciclos de ganancia capitalista con el mercado).
B) Voto "popular" (que alimenta y permite el control político y social sin represión militar). 
C) Credibilidad social (que alimenta la supervivencia institucional del sistema capitalista). 

Estos tres factores, que conforman la columna vertebral del sistema expoliador capitalista erigido como "civilización única" a escala global, hoy se encuentran en riesgo  inmediato a raíz de la crisis económico financiera que derivó primero en crisis recesiva, y luego en crisis social como emergente de los ajustes salvajes, a la persistencia del desempleo y el descenso del consumo popular.

Con Estados quebrados por la crisis fiscal, con una recuperación todavía débil de la recesión (con países que siguen desacelerados), mercados financieros volátiles (vuelta a la desconfianza del sube y baja), contracción del crédito orientado a la producción, consumo social sin recuperación, bajas de recaudación y subas siderales del déficit, desempleo masivo y ajustes salariales en ascenso, la "bomba social" (emergente de la crisis y de los ajustes) ya asoma como el desenlace más lógico en la eurozona.

El sistema de gobernabilidad político y económico de la eurozona hoy se encuentran en riesgo de disolución a raíz de la "crisis financiera" que derivó primero en "crisis recesiva", luego en "crisis fiscal" de  los Estados, y que ahora se convirtió en "crisis social" de la mano de los ajustes, los despidos laborales y el achicamiento del consumo popular.
Esta dialéctica de acción-reacción  es lo que define, en forma totalizada, un fenómeno que excede la denominación reduccionista de "crisis económica" con el que los analistas del sistema califican el actual colapso económico europeo.

El capitalismo central europeo (tanto como EEUU)  no está en "crisis económica", sino en "crisis total", y al final del proceso, si quiere supervivir como bloque, deberá echar mano a lo único que puede preservar su dominio: La represión militar.

Esa es la lectura inmediata que surge del proceso europeo con Estados quebrados y ajustes salvajes, que profundiza el desempleo en masa y la crisis de credibilidad social en los políticos y en las instituciones de las potencias centrales que se extiende a los países emergentes y periféricos de Asia, África y América Latina.

La dinámica histórica de la crisis pulveriza la columna vertebral del sistema (consumo, voto y credibilidad social) y obligará  a cambiar la estrategia de dominación para reciclar un nuevo proceso de control político y social. 
 
Que algunos  expertos y analistas ya visualizan como el comienzo de un nuevo proceso de búsqueda del control (gobernabilidad económica, política y social) contenido en los marcos  una democracia blindada.

Google+