jueves, 5 de abril de 2012

Siria: Atrocidades cometidas por la “oposición” apoyada por EE.UU. y la OTAN

Combatientes del «Ejército Sirio Libre» (ASL). Integrado principalmente por mercenarios y fanáticos, financiados por las fuerzas armadas de Qatar, armados por parte de Turquía y dirigidos por Francia y Gran Bretaña, no es un ejército de Siria, ni libre. Red Voltaire.
Este informe publicado por Der Spiegel revela el verdadero rostro de la llamada “oposición”,  apoyada y sostenida por la “comunidad internacional” en el nombre de la democracia.

Los horripilantes detalles dados en este informe sobre “la brigada de entierro” proporcionan una amplia evidencia de los crímenes contra la humanidad cometidos por los cuerpos de rebeldes patrocinados por Estados Unidos y la OTAN, en gran parte integrados por mercenarios.


Esta única “brigada de entierro”, según el testimonio del ejecutor, fue la responsable de la ejecución arbitraria de entre 350 y 400 personas, entre ellas “prisioneros” y “traidores”. Los “traidores” son civiles sunitas de las zonas ocupadas urbanas y rurales, que expresan su oposición a la regla de terror del Ejército Sirio Libre (FSA):


Desde el verano pasado, hemos ejecutado poco menos de 150 hombres, lo que representa alrededor del 20 por ciento de nuestros presos”, dice Abu Rami. … Sin embargo, los ejecutores de Homs han estado más ocupados con los traidores dentro de sus propias filas que los prisioneros de guerra. “Si agarramos un espía sunita, o si un ciudadano traiciona a la revolución, lo hacemos rápido“, dice el luchador. Según Abu Rami, la brigada de entierro Hussein ha sometido entre 200 y 250 traidores a la muerte desde el comienzo de la sublevación. “

Las preguntas importantes que el informe de Spiegel no aborda son: ¿Quién está detrás de estos grupos rebeldes armados? ¿Cuál es la estructura de mando? ¿Quién decide sobre la ejecución arbitraria de civiles, categorizados como ” traidores”? . El ejecutor es un joven que obedece órdenes.

¿Cuántas brigadas de entierro han sido establecidas por el Ejército Sirio Libre (FSA)? A pesar de las atrocidades documentadas cometidas por el ejército rebelde de la FSA – como transmite el informe de Spiegel – la legitimidad de la “oposición” no se cuestiona.



Lea este informe publicado por la revista dominante en Alemania.

El testimonio del ejecutor contribuye a refutar la posición oficial de la ONU de que el gobierno, en lugar de los rebeldes, son responsables por las atrocidades cometidas contra la población civil.
Se refutan las mentiras de las tonterías que dicen las noticias. Se confirma el contenido de los informes relativos a la crisis de Siria por los medios de comunicación independientes, incluyendo la investigación mundial – desde el comienzo de la insurgencia en marzo de 2011.

La insurgencia financiada por Estados Unidos y la OTAN ha sido ampliamente derrotada por las fuerzas gubernamentales. La “intervención humanitaria” de la “Responsabilidad de Proteger” (R2P) ” está contemplada por la OTAN, con el aval de la ONU.

¿Proteger a quién? Esta intervención de R2P no está destinada a proteger a los civiles masacrados por las “brigadas de entierro” del Ejército Sirio Libre. En una cruel ironía, las fuerzas R2P de la OTAN está programadas para salir al rescate de los ejecutores del FSA. Michel Chossudovsky, 01 de abril de 2012


La triste historia de los rebeldes: 

La Brigada de Entierro de Homs
Hussein apenas puede recordar la primera vez que ejecutó a alguien. Fue probablemente en un cementerio durante la tarde, o por la noche, no puede recordarlo exactamente. Definitivamente fue a mediados de octubre del año pasado, y el hombre era chiíta, por supuesto. Él le había confesado haber matado a mujeres – mujeres decentes, cuyos maridos e hijos habían protestado contra el régimen del presidente sirio, Bashar Assad. Así que los rebeldes habían decidido que el hombre, un soldado en el ejército de Siria, también merecía la muerte.

A Hussein no le importaba si el hombre había sido golpeado en una confesión, o que estaba aterrorizado por la muerte, y había comenzado a balbucear oraciones. Fue por su mala suerte que los rebeldes lo hubiesen capturado. Hussein sacó su navaja y rebanó el cuello del hombre arrodillado. Sus compañeros de la “brigada de entierro” enterraron rápidamente  el cadáver manchado de sangre en la arena del cementerio al oeste de la zona de Baba Amr, del bastión rebelde de Homs. En ese momento, el barrio estaba en manos de los insurgentes. Para ver la galería de fotos haga clic aquí 

Esa primera ejecución fue un rito de iniciación para Hussein. Ahora se convirtió en miembro de la brigada de entierro de Homs. Los hombres, de los cuales hay sólo un puñado, matan en nombre de la revolución Siria. Ellos le dejan la tortura a los demás, para eso está la llamada brigada de interrogación. “Ellos hacen el trabajo feo”, dice Hussein, quien actualmente está siendo tratado en un hospital de la ciudad libanesa de Trípoli. Fue herido cuando un trozo de metralla se alojó en su espalda durante la invasión por tierra del ejército en Baba Amr a principios de marzo.
Se está recuperando en un relativamente seguro Líbano hasta que pueda regresar a Siria y “volver a trabajar.” Es un trabajo que considera relativamente limpio. “La mayoría de los hombres pueden torturar, pero no son capaces de matar a quemarropa”, explica. “No sé por qué, pero no me molesta. Es por eso que se me dio el trabajo de ejecutor. Es algo para un loco como yo.”

Antes de unirse a la Brigada del Farouk, como se conoce a la milicia de Baba Amr, en agosto pasado, el joven de 24 años de edad, había trabajado como vendedor. “Yo puedo vender todo, desde porcelana a yogur”, dice.

Cómo los rebeldes perdieron su inocencia
La sangrienta revuelta contra el régimen de Assad ha durado un año. Y la historia de Hussein pone de manifiesto que, en este tiempo, los rebeldes también han perdido su inocencia.
Probablemente hay muchas razones para este desarrollo. Hussein puede recitar de un tirón varias de ellas. “Ya no hay ninguna ley en Siria”, dice. “Los soldados y los sicarios contratados por el régimen matan a los hombres, mutilan a los niños y violan a nuestras mujeres. Si no lo hacemos, nadie va a hacer rendir cuentas a estos perpetradores.”
Otra razón, explica, es el deseo de venganza. “He sido arrestado dos veces. Fui torturado durante 72 horas. Me colgaron de las manos, hasta que las articulaciones de mis hombros se agrietaron. Me quemaron con hierros candentes. Por supuesto que quiero venganza.”

Su familia, también ha sufrido. Él explica que perdió a tres tíos, todos asesinados por el régimen. “Uno de ellos murió con sus cinco hijos”, dice. “Sus asesinos no merecen misericordia.”
Más escalofriante, Hussein cree que la violencia es simplemente la naturaleza de su sociedad. “Los niños en Francia crecen con el francés, y aprenden a hablarlo perfectamente”, dice. “Nosotros, los sirios, fuimos criados con el lenguaje de la violencia. No hablamos nada más”.


Pero, a pesar de la justificación a todos los rebeldes por su marca de justicia auto-administrada, las acciones de Hussein caen en lo que la organización no gubernamental Human Rights Watch condenó el martes como “abusos graves de derechos humanos” por parte de los rebeldes sirios. En los pasillos del hospital en Trípoli, Hussein y sus camaradas heridos hablan abiertamente sobre el hecho de que, al igual que las tropas del régimen, torturan y matan. Encuentran injustas las críticas de los activistas de derechos humanos: “. Nosotros, los rebeldes, estamos tratando de defender a las personas que estamos luchando contra los asesinos, hay que golpear duro”, dice un luchador, que tiene el nombre de guerra de Abu Rami.

Sistema de Justicia Alternativo
En el transcurso del año pasado, Homs se había convertido en la capital no oficial de la revolución. Hasta hace unas semanas, los rebeldes controlan barrios enteros de la ciudad, especialmente el distrito de Baba Amr. Sin embargo, esa zona fue invadida por las tropas del gobierno a principios de marzo. La lucha entre los rebeldes y las fuerzas gubernamentales los ha desplazado ahora hacia el distrito vecino de Khalidiya.

Según Abu Rami y Hussein, el sistema de justicia alternativa que los rebeldes establecieron en Homs el pasado otoño se mantiene intacto. “Cuando agarramos a partidarios del régimen, son llevados ante un consejo de guerra”, dicen. El comandante de los rebeldes en Homs, Abu Mohammed, preside el tribunal. Está asistido por Abu Hussein, el jefe del comité de coordinación. “A veces, incluso más hombres actúan como jurado”, dice Hussein. La brigada de  interrogatorios informa sobre las confesiones de los acusados. A menudo, los sospechosos incluso tenían videos en sus teléfonos celulares que mostraban atrocidades que se cometen contra los insurgentes, dicen los hombres. “En esa situación, se establece su culpabilidad con rapidez.” En caso de condena, los prisioneros son luego entregadas a la brigada de entierro de Hussein, que los lleva a jardines o al cementerio. Y entonces Hussein viene junto con su cuchillo.

Hasta el momento, Hussein ha cortado las gargantas de cuatro hombres. Entre el grupo de verdugos en Homs, es el menos experimentado – algo por lo que casi parece disculparse. “Fui herido en cuatro ocasiones en los últimos siete meses”, dice. “Estuve fuera de acción por un largo tiempo.” Además de eso, él también tiene otros compromisos. “Puedo hacer funcionar nuestra ametralladora pesada, un BKC ruso. Naturalmente, he matado a muchos más hombres con eso. Pero sólo cuatro con la hoja.” Eso va a cambiar pronto, dice. “Espero ser liberado del hospital la próxima semana y volver a Homs. A continuación, esos perros tendrán que encontrarse conmigo.”

“A veces absolvemos personas ‘
Los rebeldes en Homs comenzaron a llevar a cabo ejecuciones regulares en agosto del año pasado, poco después de que el conflicto en el país comenzase a escalar, dice el camarada Abu Rami Hussein. En su chándal Adidas, se parece a cualquier otro convaleciente en el hospital. Pero Abu Rami es un miembro de alto rango de la milicia de Homs. Los otros sirios en la sala  lo saludan con respeto y prestan mucha atención a sus palabras.

“Desde el verano pasado, hemos ejecutado poco menos de 150 hombres, lo que representa alrededor del 20 por ciento de nuestros presos”, dice Abu Rami. … Sin embargo, los ejecutores de Homs han estado más ocupados con los traidores dentro de sus propias filas que los prisioneros de guerra. “Si agarramos un espía sunita, o si un ciudadano traiciona a la revolución, lo hacemos rápido”, dice el luchador. Según Abu Rami, la brigada de entierro Hussein ha sometido entre 200 y 250 traidores a la muerte desde el comienzo de la sublevación. “ . 

Rechazan cualquier duda acerca de si todas estas personas eran realmente culpables y si recibieron un juicio justo. “Hacemos grandes esfuerzos para investigar a fondo,” dice Abu Rami. “A veces absolvemos personas también.”
Aparte de cualquier otra cosa, es simplemente la naturaleza de todas las revoluciones de sangre, explica Abu Rami. “Siria no es un país para la sensibilidad.”


Ulrike Putz & Michel Cossudovsky
Global Research & Der Spiegel Online
(Traducido por Arielev)
Nota de editorial de Global Research
Google+