domingo, 8 de abril de 2012

9.000 criminales de guerra nazis huyeron a Sudamérica después de la Segunda Guerra Mundial


Nueve mil criminales de guerra nazis huyeron a América del Sur al final de la Segunda Guerra Mundial.

Después de mas de 70 años, a los fiscales alemanes se les concede recientemente el acceso a los archivos secretos de Brasil y Chile, y confirmaron el número real de inmigrantes del Tercer Reich.

Según los documentos, se estima que 9.000 criminales de guerra huyeron a América del Sur, incluyendo los croatas, ucranianos, rusos y otros europeos occidentales que ayudaron a la máquina asesina nazi. Los archivos secretos han revelado que unos 9.000 nazis, entre ellos Adolf Eichmanny y el medico de Auschwitz Josef Mengele (uno de los psicópatas más sanguinarios de la historia), huyeron a América del Sur en los últimos dias de la Segunda Guerra Mundial, usando el dinero para huir que obtuvieron del saqueo de Europa.

La mayoría, tal vez hasta 5000, se fueron a Argentina; entre 1.500 y 2.000 se cree que han llegado a Brasil, alrededor de 500 a 1.000 en Chile, y el resto a Paraguay y Uruguay. Estas cifras no incluyen a varios cientos más que han acudido a la seguridad de los regímenes de derecha en el Medio Oriente y Europa.

El Fiscal aleman Schrimm dijo: "Cada día que pasa hace que cada vez menos probable, pero no quiero que la gente diga que en el futuro no lo probamos", el Sr. Schrimm y su colega Uwe Steintz, de 52 años, creen que los archivos también pueden proporcionar pistas sobre los nazis que volvieron de nuevo a su patria para vivir sin ser detectados.

De particular interés para los historiadores las llamadas 'rutas de las ratas" - Las rutas de escape de una destrozada Europa al final de la 2 ª Guerra Mundial - que permitieron a más de 800 asesinos escapar con los falsos pasaportes proporcionados por el VATICANO. 

© Desconocido
Durante la guerra, el presidente argentino Juan Domingo Perón, en la foto en 1942, vendió 10.000 pasaportes argentinos en blanco a Odessa - la organización creada para proteger a los hombres de las SS en el caso de una derrota.


Desde su llegada a América del Sur hace tres semanas, el Sr. D. Schrimm y Steintz han escudriñado los registros Históricos de Río de Janeiro. El Archivo Nacional es el depositario de todos los documentos de inmigración. Ellos muestran que 20.000 alemanes se establecieron sólo en Brasil entre 1945 y 1959. Sr. Schrimm dijo: "Muchos están bajo un nombre falso, y tienen un oscuro pasado."

Muchos países en la posguerra de América del Sur eran gobernados por dictaduras de corte fascista militar que dieron la bienvenida a los funcionarios del III Reich con muy pocas preguntas. El Sr. Steintz dijo: "Ya estamos viendo algo del sistema usado para la huida. Ellos casi siempre entraron en el país solos y a sus familias después".


La mayoría entró con un pasaporte de la Cruz Roja Internacional. 800 altos cargos del aparato aleman, como oficiales superiores de las SS y altos funcionarios del estado nazi entraron en Argentina con esos pasaportes.

Los archivos muestran que el punto de contacto para muchos fue un alemán, el obispo Alois Hudal, el sacerdote-confesor de la comunidad católica alemana en Roma.

 Alguno de los líderes nazis que huyeron a América del Sur


Adolf Eichmann se ocultó bajo el alias de Ricardo Klement en Argentina desde 1952. Crió a su familia y trabajabo en una fábrica de automóviles. Durante la guerra, Eichmann fue la mano derecha del jefe de las SS Heinrich Himmler en el Tercer Reich - que fue responsable de los trenes que transportaron a los de judios a los campos de concentración en la Polonia ocupada por los nazis. Eichmann fue ahorcado en Israel en 1962.  

Josef Mengele era conocido por sus horribles experimentos genéticos en los campos de concentración, como la disección de bebés vivos, y la inyección de un colorante en los ojos de los prisioneros. Se escondió en la Argentina hasta su muerte en 1979.

Muchos otros escaparon a Chile. Walter Rauff un oficial de alto rango de las SS que inventó los "Camiones de la muerte" - con los cuales miles de prisioneros fueron asesinados con gas letal en Auschwitz - llegaron a América del Sur en 1950. Pasó un corto periodo de tiempo en la cárcel y murió en Santiago en 1984.

Paul Schaeffer comenzó su carrera en las Juventudes Hitlerianas antes de subir de puesto y llegó a Chile en 1960. Fue un delincuente, pederasta conocido, pero no fue arrestado por las autoridades chilenas hasta 1996. Murió en 2010.

Google+