domingo, 11 de marzo de 2012

Estupor ante los ataques del soldado estadounidense en Afganistán.

Se multiplican las reacciones a la tragedia ocurrida en Afganistán, donde un militar estadounidense mató este domingo al menos a 15 civiles e hirió a otros cinco entrando en sus casas en la provincia de Kandahar.

El soldado abandonó su base militar a primeras horas de la mañana y entró en varias casas, donde disparó contra sus habitantes. Nueve niños están entre las víctimas mortales.
La Casa Blanca expresó "una profunda preocupación" y la fuentes de la OTAN en Afganistán prometieron una investigación inmediata.
El presidente afgano, Hamid Karzai, condenó el ataque y exigió una explicación a Washington. Los corresponsales de la BBC en el terreno dicen que se teme una reacción furiosa por parte de la población cuando se extienda la información.
De hecho, pobladores que viven en el distrito de Panjwai se congregaron cerca de la base estadounidense para protestar por las muertes de este domingo, y la embajada de EE.UU. recomienda no desplazarse a la zona.

El sentimiento antiestadounidense es de por sí bastante alto en Afganistán tras la quema de varias copias del Corán por parte de militares estadounidenses el pasado mes.

Oficiales del ejército de EE.UU. se disculparon repetidas veces por el incidente de los coranes, que ocurrió en una base de la OTAN en la capital afgana, Kabul, pero fracasaron en su intento de apagar las protestas y los ataques que acabaron con la vida de al menos 30 civiles y seis soldados estadounidenses.
El teniente general Adrian Bradshaw, comandante a cargo de las fuerzas lideradas por la OTAN, dijo que era incapaz de "explicar la motivación detrás de actos tan crueles" y añadió que "nuestros pensamientos y oraciones están con los afectados por esta tragedia".

Disparados y quemados

No se conoce el nombre del soldado, pero se cree que es un sargento de plantilla.
Se dice que salió de su base alrededor de las tres de la madrugada, hora local, y se dirigió a Alkozai y Najeeban, poblaciones cercanas a la base, trasladándose de forma metódica de casa en casa.
Un residente local, Abdul Baqi, dijo que al parecer el soldado abrió fuego en tres casas diferentes. "Cuando el suceso estaba ocurriendo, en el medio de la noche, estábamos en nuestras casas", explicó. "Escuché disparos, después silencio, y de nuevo disparos".
Se informa que, en una casa de Najeeban, el militar mató a 11 personas, prendiendo fuego a sus cuerpos antes de marcharse.

"Once miembros de mi familia están muertos. Están todos muertos", dijo Haji Samad, un anciano del pueblo y pariente de la familia. Samad le dijo a la prensa que el soldado utilizó productos químicos para incendiar los cuerpo.
Una mujer que prefiere mantener el anonimato fue testigo de los hechos y le contó a la BBC que escuchó los disparos a las dos de la madrugada, hora local. El soldado mató de un disparo a un perro que ladraba, añadió, y precisó que no se ha visto al movimiento talibán en la zona en los últimos cinco meses.
Haji Sabed Jan, del pueblo Alkozai, manifestó: "Mi casa fue atacada y perdí a cuatro miembros de mi familia".

Los cinco heridos fueron trasladados a las instalaciones médicas de la OTAN.
Una delegación de la oficina del gobernador de la provincia llegó a la zona para determinar exactamente qué pasó, anunció un portavoz.
El soldado, que al parecer sufrió una crisis nerviosa antes de cometer los ataques, se entregó después de los hechos a las autoridades militares estadounidenses.

Asesinatos intencionados

En su declaración, el presidente afgano describió las muertes en Kandahar como "asesinatos intencionados".
"Cuando fuerzas estadounidenses matan deliberadamente a los afganos, esta acción es asesinato y terrorismo y es imperdonable", subrayó.

Caitlin Hayden, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, explicó que el presidente estadounidense, Barack Obama, está al tanto del desarrollo de los acontecimientos.

El General John R. Allen, de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF por sus siglas en inglés), que funciona bajo mando de la OTAN, aseguró que los oficiales estadounidenses en Afganistán trabajarán con sus socios afganos para investigar lo ocurrido.

"Le doy a toda la gente noble de Afganistán mi compromiso de una investigación rápida y completa", enfatizó. "Este acto no representa en absoluto los valores de las fuerzas de la ISAF y de la coalición que son de profundo respeto por el pueblo afgano".
Es la primera vez que civiles afganos son blanco de los soldados extranjeros de esta manera, informa el corresponsal de la BBC en Kabul, Quentin Sommerville.
Sin embargo, un soldado estadounidense fue sentenciado el año pasado por tres cargos de asesinato premeditado después de liderar un "equipo asesino" en Afganistán.

Patria del movimiento talibán

Kandahar es la patria espiritual del movimiento Talibán y se considera estratégicamente importante por su aeropuerto internacional, su producción agrícola e industrial y su posición como uno de los principales centros de comercio del país.
La provincia ha sido testigo de fuertes enfrentamientos entre fuerzas de la OTAN y miembros del movimiento talibán en los últimos 5 años.

El presidente de Afganistán, Hamid Karzai, había dicho anteriormente este mismo domingo que su gobierno todavía espera firmar un acuerdo de asociación estratégica con Estados Unidos en los próximos meses.

En un discurso televisado, Karzai dijo que las conversaciones se centrarán ahora en el rol que jugará Estados Unidos en Afganistán una vez que la OTAN traspase la responsabilidad de la seguridad a Kabul a finales de 2014.
El viernes, Kabul y Washington alcanzaron un acuerdo para transferir el control de prisiones hasta ahora manejadas por Estados Unidos a los afganos.

Última hora. Soldado de EEUU que asesinó a 16 civiles afganos iba borracho y actuó acompañado

[F] www.bbc.co.uk
Google+